Blog

Bienvenidos a mi mundo...

LA ABDUCCIÓN

El doctor Silva entró en la habitación climatizada. Un gran panel de cristal dividía esa estancia del salón contiguo donde, inconsciente todavía, yacía Paula Meyer acostada sobre una camilla. Un grupo de científicos e investigadores militares controlaban sus signos vitales auxiliándose de unos equipos acoplados a unas pantallas táctiles de última generación.

―¿Ya le han suministrado el TXT en aerosol? ―preguntó Silva observando indistintamente a la joven y al técnico.

―Sí, señor. El experimento está siendo un éxito, pues hemos logrado vencer sus defensas cerebrales y en dos horas le ha sido transferido un noventa por ciento de los nuevos recuerdos. El potencial energético adquirido está transformando todo el metabolismo de su cuerpo.

―Perfecto ―dijo Silva observando los gráficos en la pantalla principal del salón―. Procedan al proceso de fecundación.

―Como usted ordene, doctor.

Silva abandonó el Centro de Monitoreo cuando recibió una notificación en su reloj. El presidente de «Los Padrelábaros» lo esperaba en su oficina. Caminó por el largo pasillo y observó, a través del enlosado transparente, el piso inferior donde había una gran actividad a esa hora de la mañana. El «Proyecto Algol» era uno de los programas más ambiciosos que se habían gestado en los subterráneos de la Pirámide Truncada, y él había dedicado toda la vida a su investigación.

―Bienvenido, señor Trento ―dijo Silva al entrar en su oficina.

El presidente de «Los Padrelábaros» se puso de pie y le dio un breve apretón de manos a modo de saludo. Ambos hombres volvieron a ocupar sus respectivos asientos.

―Le extrañará que no haya enviado a Salas, mi hombre de confianza, pero pudo más mi impaciencia. Quise venir personalmente a indagar sobre nuestro «Proyecto» ―dijo Trento con una sonrisa.

―Imagino ―expresó el doctor Silva entrelazando sus dedos―. No se preocupe usted, acabo de venir del Centro de Monitoreo y la «paciente cero» está bajo nuestro absoluto control. Cuando despierte, no le quedará la menor duda de que fue abducida por extraterrestres. Esto nos da un gran margen para seguir su observación y vigilancia a través del tiempo. Si con el transcurrir de los días no notamos ninguna brecha en su actividad mental que pueda hacer peligrar «la operación», podremos actuar sobre otros sujetos de forma masiva.

―¿Y qué me dice de los bebés? ―preguntó Trento inclinándose hacia adelante.

―Los bebés pasarán a nuestro poder una vez que la madre concluya los tres meses de gestación. Los óvulos fueron fecundados y dispuestos en una cápsula de vítreo gel que gestará nonillizos y será retirada cuando llegue el momento adecuado. Los «niños ALGOL» serán un hecho. Ya tenemos todas las condiciones necesarias para que continúen con su desarrollo de forma artificial e inducida hasta su completo crecimiento ―el doctor Silva hizo una pausa―. No es nada nuevo, según la creencia popular, que nuestros «hermanos del espacio» se lleven a sus hijos de vuelta a sus respectivos planetas. Así que no tendremos problemas ni nadie sospechará que dicha actuación pueda ser obra terrestre. El cielo es nuestro límite, señor Trento, y es infinito.

MARTHA JACQUELINE IGLESIAS HERRERA

DE LA NOVELA EN PROCESO DE ESCRITURA: «PROYECTO ALGOL: LOS MAGOS DE LA TORMENTA». (2023)

Martha Jacqueline Iglesias Herrera

Poeta y narradora. Nací el 21 de junio del año 1975. Licenciada en Ciencias Farmacéuticas en la Universidad de La Habana. Entre mis publicaciones están el relato “Los 360 minutos de Gustavo Cabernet”, Libro de los talleres, Editorial Dunken, Argentina (2008) y el poema “Si no fuera de ti”, Antología 1001 Poemas, Dexeo Editores, España (2009). Libro de Poesía “Desearte en abril” KDP Amazon (2019), Libro “El Muriente de Lupi y otros cuentos” KDP Amazon (2020). He resultado finalista en varios certámenes internacionales de poesía y relato corto. Cuento en mi haber con 9 libros inéditos de poesía y tres novelas: "EL KÉBIR" (2020), "CIELO QUE HUYE" (2021) y "OPERACIÓN PIRÁMIDE " (2022).

Leave a Reply

en_USEnglish